Las joyas no se quedan en el acto de comprarlas, regalarlas o llevarlas, sino que además van cargadas de la experiencia y los valores de aquellos que las diseñan.